Home DIGILAB Stanley Payne y la libertad de expresión

Stanley Payne y la libertad de expresión

Stanley Payne y la libertad de expresión
0

 

Texto: Diana Montané |3º HIST+PER|@diaja521 /Fotografía: CEUMedia


“Fui prohibido en los años 60 por el régimen de Franco y ahora seré censurado por la ley de memoria histórica”. Paradojas de la Historia.

Considera  Stanley Payne que más que una ley es: “un oxímoron. La memoria es individual y subjetiva y es falaz hasta en el caso de las personas más honradas. La Historia no es subjetiva, pide una investigación sistemática y objetiva.

Stanley Payne vino a la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación a resaltar cómo los españoles son pusilánimes y siempre están dispuestos a discutir. Pero, cuando la libertad se sitúa entre las cuerdas, las reglas del juego cambian. En ocasiones se olvida que la Historia no es un arma: “es un proyecto colectivo, las obras de los historiadores crean una obra mucho más grande”, expresó el tejano. Sin embargo, tal y como afirmó Payne, la sociedad occidental rechaza la Historia, pues prima la deslegitimación del enemigo.

Y, aunque no sea tarea del legislador implantar una memoria colectiva, es lo que está ocurriendo con la Ley de la Memoria Histórica. Y más sabiendo que las leyes de cuestiones políticas son muy poco objetivas. Nos encontraremos ante la situación de considerar delincuentes a los historiadores, pagando multas e incluso pasando por la cárcel, por defender aquello que se escapa de la corriente del pensamiento único. Voltaire cuando hablaba de tolerancia resaltaba: “ no comparto sus ideas pero defenderé con mi vida el derecho a expresarlo”. Hace unos siglos comprendían mucho mejor el sentido de la diversidad de opiniones, que en la actualidad, época en la que éste se lleva por bandera.

La ideología del buenismo y de la corrección política han dado un golpe de estado en el mundo intelectual, y se han impuesto como dictadores del sentido histórico. El individualismo radical es el nuevo telón de acero que separa la Historia de lo demás. Los españoles han cambiado sus hábitos y costumbres, hay ciertos aspectos de la Historia española que se han visto exagerados y distorsionados. La sociedad occidental rechaza la Historia, concretamente la española. Aunque el problema no es tanto la manipulación, sino el engañoso susurro de los eufemismos. Se cae en la trampa de llamar a los conquistadores del siglo XVI “expedicionarios en busca de encuentros”.

“La posverdad es otro de los problemas que arrastra la sociedad contemporánea, es otro oxímoron, pues no es verídica ni del todo cierta. La Historia ha de ser siempre empírica” señaló el hispanista norteamericano.

En Polonia se ha aprobado recientemente una ley que prohíbe afirmar que los polacos participaron en el Holocausto nazi, o bien denunciando y asesinando a judíos o bien atacando en los pogromos (linchamientos colectivos a grupos semíticos). La ley que “protege la dignidad polaca”, según Andrzej Duda, presidente de la República de Polonia, puede acarrear hasta tres años de prisión, por utilizar la expresión “campos de concentración polacos”. Tanto Israel como Estados Unidos se han mostrado en contra, el secretario de Estado, Rex Tillerson afirma: “afecta adversamente a la libertad de expresión y la investigación académica”.

Y aquí es cuando Jano se empieza a materializar. Pues aquellos que defienden la libertad mermada del país polaco, y se rasgan las vestiduras, pretenden aplicar el mismo sistema en el país que los vio nacer.


La Historia es peligrosa y si los historiadores la moldean a su antojo, se pueden dar situaciones como en Rusia,en la que la facción ultranacionalista está reinventando iconos.
De esta forma tanto la familia imperial como Stalin, se convierten en objetos de culto. Se le llega a representar como mártir, con una corona de espinas, aunque Stalin fuese ateo. Dmitri Dudko (1922-2016), padre de la Iglesia ortodoxa, en sus sermones afirmaba que, contrastando la época de Stalin con la actual, la primera era mucho más positiva y apropiada.  Consideraba en vida, que en su época había más pobres que en la época de represión. Llegó incluso a afirmar en uno de sus sermones: “Stalin era un déspota, pero estaba más cerca de Dios, aunque fuese porque el ateísmo es la puerta trasera de la fe. No importa cuán fuerte los demócratas se declaren creyentes, son creyentes, pero solo en los negocios”.

“Es el momento de luchar en defensa de la libertad que hoy disfrutamos frente a los nuevos aspirantes a tiranos […] Contra los que pretenden que sea el Estado y no los historiadores en el ejercicio libre de su profesión, quieren construir la Historia” señala el doctor Alfonso Bullón de Mendoza profesor de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación de la Universidad CEU San Pablo .

En este caso no tendría que tratarse de un debate ideológico, sino moral. La libertad es uno de los mayores bienes del ser humano y uno de sus derechos fundamentales. La Historia es un diálogo, un debate que construye y en el que no cabe el silencio. El trabajo de unos, enriquece a otros y a todos. La dialéctica, el desacuerdo y la discusión son también un camino al conocimiento.

Imagen de previsualización de YouTube

FUENTES

http://www.abc.es/opinion/abci-memoria-historica-versus-libertad-201802070859_noticia.html

https://www.infobae.com/america/mundo/2018/03/01/entro-en-vigor-la-polemica-ley-polaca-del-holocausto-criticada-por-israel-y-estados-unidos/

PRE- ARNE BODIN, Language, Canonization and Holy Foolishness, Stocholm University, 2009

 

 

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar