Home Diario de la Historia Las miserias de Víctor Hugo

Las miserias de Víctor Hugo

0

Texto: Diana Montané |3º HIST+PER|@diaja52


Víctor Hugo comenzó a observar la realidad que tanto criticaría, el 26 de febrero de 1802. La profesión de su padre, militar, le arrastra en su infancia por toda Europa. Incluso, llegó a residir en Madrid durante dos años, entre los 9 y 11, pues su padre, siguió al hermano de quien dirigía esta época, Napoleón. Con la invasión francesa que desencadenó la guerra de independencia, el trono español fue ocupado por José Bonaparte, por el exceso de ingenio del general francés y la falta de el mismo del monarca Fernando VII.

El padre tenía una amante de Nápoles en Madrid, por lo que no le agradó la noticia de que tanto su esposa, como sus tres hijos le acompañarían en este destino, pero el mismo rey, del que era su general favorito intercedió por la unidad familiar. Así se lo pidió el monarca: “prefiero vuestra marcha al espectáculo que ofrece vuestra familia desde hace meses”.  Se instalaron en la Calle del Clavel, 3, donde se erigía el Palacio Masserano, en la calle Hortaleza.  Este paso por la capital madrileña que, pese a su reticencia frente a las ideas ilustradas, surcó los recuerdos de Hugo y participarían en sus obras, posteriormente.

En 1815 se instaló en París donde empezó a bullir su vocación literaria. La calidad de su fluidez y sensibilidad le llevaron a ganar con 15 años el premio de la Academia Francesa.

Su vida profesional osciló entre el éxito y el fracaso. Los Miserables, Notre Dame de Paris, Las Orientales encandilaron la crítica, sin embargo; Los Burgraves, hicieron que abandonase el teatro.

El péndulo de su vida personal, al contrario, cayó con todo el peso de las desgracias, inclinándose hacia el lado oscuro. Su hija murió ahogada en el Sena. No había pasado ni medio año desde su matrimonio. Cayó al río en un paseo en bote y su marido por la impotencia de no poder salvarla se lanzó para unirse a su destino. Hugo se encontraba con su amante, la actriz Juliette Drouet, pues su mujer le había abandonado por un amigo, cuando leyó el titular: “Muere ahogada en el Sena la hija de Víctor Hugo”. Escribió en su diario en la oscuridad nocturna: “Dios mío ¿qué te he hecho?”.

El escritor francés se quiso despedir de su hija en su propio lenguaje de expresión escribiendo estos versos:

Mañana, al alba, al tiempo que en los campos aclara,

partiré. Ya lo ves, yo sé que tú me esperas.

Caminaré los bosques, las montañas severas.

Ya no resisto el tiempo que de ti me separa.

Andaré, pensativo, puesta en ti la mirada,

sin oír lo que llama, sin ver lo que fulgura,

solo, oscuro, encorvado, con las manos cruzadas,

triste, y para mí el día será la noche oscura.

No miraré ni el oro que la tarde derrumba

ni las velas que al puerto van con lejano amor.

Y cuando haya llegado pondré sobre tu tumba

ramos verdes de acebo y de brezos en flor”

Hugo afirmó que, en sesiones espiritistas con una vidente, logró establecer contacto con su querida hija. John Chambers trascribió la escena, según las propias notas del francés. “¿Quién eres tú? – preguntó Víctor Hugo. La respuesta llegó enseguida: “Niña muerta”. ¿Tu nombre? – volvió a preguntar Víctor Hugo. La mesa golpeó: “L.E.O.P.O.L.D.I.N.E”[…] – Dulce alma, hija mía, ¿eres feliz?- preguntó Víctor Higo con voz que se ahogaba en sollozos. – Sí. – ¿Dónde estás? – LUZ. – ¿Qué es lo que tenemos que hacer para volver a reunirnos contigo? – AMAR.

Solo sobrevivió al dramaturgo uno de los cinco hijos que tuvo: Adèle, la benjamina de la familia. Sin embargo, no tuvo un final feliz.  Se enamoró de un militar francés que no correspondía sus sentimientos. Fue rechazada por él en numerosas ocasiones y terminó ingresada por esquizofrenia, en un centro psiquiátrico, hasta su muerte.

Pese a la dureza de su vida privada, parece que conforme decaía, él resurgía en el mundo de la política. Fue nombrado par de Francia, título que en su origen se reservaba para los familiares del rey, por Luis Felipe de Orleans. Su intervención en la Asamblea Constituyente se recuerda con el nombre de Discurso sobre la miseria: “Pensadlo, señores; la anarquía es la que abre los abismos, pero la miseria los ahonda. ¡Habéis hecho leyes contra la anarquía, haced ahora leyes contra la miseria!”.

Huyó a Bélgica tras el golpe de Estado de Luis Napoleón, pues criticó sus afanes absolutistas y no volvió hasta la amnistía de Napoleón III.

Los Miserables es su obra cumbre, y es la causante del telegrama más corto de la historia. Estaba Hugo de vacaciones y le envió a su editor el siguiente mensaje: “?”, pues no sabía cómo había acogido la opinión pública a su obra. La repuesta no se extendió más: “!”.

Charles Baudelaire, uno de los poetas malditos, tiene una idea muy poco elevada del autor francés y con el veneno ahogado del Spleen se queja: “No para de enviarme cartas estúpidas, un genio siempre es un idiota”. Le describe como “inmundo e inepto” y señala: “ha demostrado que poseo el arte de la mentira”. Rosemary Lloyd apuntó que lo oculto tras sus perniciosas palabras, es “una envidia corrosiva”.


Carta de Baudelaire donde critica a Víctor Hugo

Falleció en París, el 22 de mayo de 1885, con 83 años. La Tercera República le honró con un funeral público y con su enterramiento en el Panteón, donde descansan eternamente los personajes más ilustres de la Historia francesa.

FUENTES

http://www.secretosdemadrid.es/victor-hugo-vivio-y-crecio-en-madrid/

http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20180106/434079596385/madrid-secreto-victor-hugo.html

https://agolpedepluma.wordpress.com/2012/03/13/las-hijas-de-victor-hugo/

http://www.culturamas.es/blog/2013/12/29/los-hijos-de-victor-hugo/

https://elpais.com/cultura/2017/06/30/actualidad/1498773681_895746.html

https://elpais.com/cultura/2014/06/18/actualidad/1403108080_417226.html?rel=mas

https://www.elperiodico.com/es/extra/20170630/victor-hugo-6138189

http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/2606/pdfs/45-53.pdf

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar