Home DIGILAB La responsabilidad del periodista

La responsabilidad del periodista

La responsabilidad del periodista
0

Texto: Diana Montané


Los conferenciantes vienen a incordiar, a hablar de temas que no se hablan, que no se quieren mencionar. Hay ciertos sectores de la población que son invisibilizados por la prensa: los desahuciados, inmigrantes, los que viven en los cajeros, étc. Sin embargo, estos temas que en muchas ocasiones pasan desapercibidos en las agendas de la actualidad diaria de los medios, se pusieron sobre la mesa de debate en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación. El Doctor en Periodismo Javier Fariñas fue el encargado de moderar esta mesa redonda.

El primer ponente, Javier Hernando, Secretario General de Cáritas, coordina la sección de comunicación de este organismo , para él el Papa es el mejor modelo de comunicación sencilla y directa cuando define la organización como  “la caricia de la madre Iglesia a sus hijos”. Explicó los dictados de la opinión pública que ensombrecen la imagen de Cáritas y afirmó que les cuesta mucho modificarla, puesto que se cree simplemente un organismo que representa una ayuda al necesitado de “alimentos y ropa, ropa y alimentos”, pero en realidad, es mucho más que eso. La imagen es tan negativa, que en una campaña tuvieron que cambiar la etiqueta de las huchas, de Cáritas a comedores de Cáritas. Pasaron del vacío al lleno absoluto en un momento.Se debe informar, sensibilizar y denunciar. Se deben reclamar políticas sociales de mayor dignidad para avanzar hacia el Bien Común. También se necesita el apoyo de las autoridades, como el Ayuntamiento o la Comunidad de Madrid que se implican e incluso se ponen en contacto con Cáritas para saber qué cosas hacen bien y cuáles pueden mejorar.

Luis Carlos Perea, otro de los conferenciantes, es Director de Comunicación  de Rais, cuyo objetivo es que no haya ni una sola persona viviendo en la calle. La mayoría de las personas sin techo, al contrario de la idea que los prejuicios de la sociedad han construido en torno a ellos, no son mendigos ni borrachos. En España, unas 33. 000 personas no tienen un hogar al que regresar cuando cae el crepúsculo y el frío de la noche comienza a rasgar los espíritus. De entre ellos, unos 8.000 viven en la calle de forma permanente. Y es que ¿cómo es cuidar la salud en la calle?, ¿dónde se recuperan de las enfermedades? Algo tan básico y esencial no se da por sentado para todos.  Muchos fallecen y por justicia y dignidad en una sociedad como la nuestra, no se puede permitir.

Adela Cortina acuña el término de aporofobia: el odio al pobre, que genera malestar y rechazo y provoca situaciones como  la muerte de Rosario, que murió por ser pobre, negra, mujer, inmigrante y sin hogar. Muchos han llegado a normalizar las agresiones, que se dan sobre todo por parte de los jóvenes que vuelven de fiesta. Los medios de comunicación reflejan aquello que hace la sociedad y por este motivo, se ha creado una visión romántica y estereotipadas, de las personas sin hogar y se hacen reportajes que parece que invitan a la violencia. Hay que tener conciencia de que no son un colectivo, no tienen todos los mismos gustos y las mismas circunstancias, algún día tuvieron un hogar. Se debe cambiar la mirada, conseguir que dejen de ser invisibles y encima culpables.

Sebastián Ruiz Cabrera, doctor en Periodismo y redactor de Mundo Negro, vino a golpearnos con la realidad africana de la que según parece, no tenemos mucha idea. La visión que tenemos del continente africano es solo una. No se suele informar sobre África y cuando se hace, no se hace de la manera correcta. Hay solo un corresponsal para 54 países, 1.200 millones de personas. Cuando se piensa en África, nos golpea una ola de calor, y obviamos que hay nieve también, y que hay países que no han visto un león y que jamás lo verán. El problema de la información es que la imagen negativa ocurre, porque si cuando se informase de España solo lo hiciesen desde la Cañada Real, la imagen se distorsionaría por el objetivo parcial de la cámara .A veces se olvida que la gente es el discurso principal, hay mucha vida,  Hay mucho más que no solo los niños de las marquesinas.

Patrick Awuah de Ghana, por ejemplo, ha sido elegido el mejor profesor del mundo. Hay muchos sueños africanos de los que podríamos aprender. Se debería preguntar, escuchar y luego escribir.

Es labor del periodista respetar la información y sobre todo las personas que protagonizan los hechos. Si los prejuicios en la sociedad ya son un problema grave, en el periodista no pueden tener cabida.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar