Home Diario de la Historia El Manco de Lepanto

El Manco de Lepanto

1

“En un lugar de la Meseta, cuyo nombre es Alcalá de Henares, no ha mucho tiempo (29 de septiembre de 1547), nacía un escritor de los pluma en mano, mente prodigiosa y genialidad manifiesta”.

Tras iniciarse en Madrid en la poesía, emprendió su carrera militar en la compañía de Diego de Urbina. La marea le llevó a las aguas turbulentas griegas de la batalla de Lepanto (1571), en la que se enfrentaron la liga católica (formada por España y diversos estados italianos) y el imperio Otomano.

Describió el enfrentamiento como “la más alta ocasión que vieron los siglo”, pese a que recibió dos disparos en el pecho y uno en la mano que la dejó inútil. David Nievas, asesor histórico, apunta que “Cervantes viste a la moda de un soldado de la época, con colores chillones” y siguiendo la moda que marcaba su capitán general, don Juan de Austria, hermano de Felipe II.

Siguió combatiendo pese a su lesión, en distintas campañas. Esta dualidad de hombre de armas y genio literario no es tan extraña como podría parecer. En la actualidad, se han disociado las competencias y la hiperespecialización puede nublar el entendimiento de este fenómeno tan común en el siglo XVI. Los soldados estaban instruidos en las artes y se buscaba ese ideal de hombre guerrero y hombre culto.

En su vuelta a España (1575) tras las batallas libradas, embarcó a Nápoles rumbo a Barcelona y frente a las costas, la galera en la que se encontraban, llamada el Sol, fue apresada por los corsarios berberiscos que acostumbraban a vagar por el Mediterráneo, robando y secuestrando. Le llevaron a Argel donde pasó cinco años cautivo y tuvo que pagar por su libertad 500 escudos de oro. Intentó huir hasta 4 veces, pero fracasó y fue castigado encerrado en el baño del rey y en 1578 fue condenado a recibir 2000 palos.

Pidió al Consejo de Indias que le enviasen a América, pero fueron denegadas sus peticiones. En 1605, el mismo año que se publica el ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Cervantes fue apresado en Valladolid, por el asesinato de Gaspar de Ezpeleta queuvo lugar en la puerta de su casa, y sumado a la mala fama de las Cervantas ( su esposa, dos de sus hermanas, su sobrina y su hija), terminó en la cárcel. Ya había pasado otra temporada en prisión debido a su oficio de cobrador de impuestos, y allí comenzó a escribir el Quijote.

La primera traducción del Quijote al inglés tuvo lugar en 1612 y el encargado fue Thomas Shelton y solo dos años después, César Oudin lo tradujo al francés. La novela surgió como una crítica y burla a las novelas de caballeros que tanto éxito tenían en su época y sin buscarlo, renovó el género de la Novella y creó la literatura modern. Javier Gomá sentenció: “El hijo ha devorado al padre”. El escritor de Alcalá fue “el español verdaderamente universal”.

El día del libro fue establecido el 23 de abril desde 1996, por la coincidencia de su muerte con la de Shakespeare. Pero es un falso mito que difiere de la realidad. Cervantes murió el 22 de abril de 1616 y el dramaturgo inglés, una semana después.

La imagen de Miguel de Cervantes es también falsa. Se ha creado acorde con los gustos de la sociedad. El único retrato que se posee de él, es el que él realizó, en el prólogo de las Novelas Ejemplares: “este que veis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva , aunque bien proporcionada; las barbas de plata, que ha veinte años que fueron de oro, los bigotes grandes, la boca pequeña, los dientes ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis […] éste digo que es el rostro del autor de la Galatea y de Don Quijote de la Mancha”. El primer retrato impreso fue realizado en 1738 por William Kent y lo tituló Retrato de Cervantes Saavedra “por él mismo”. Lucía Megías, filólogo español afirmó: “la imagen del Cervantes hombre no existe, pero sí la del Cervantes personaje y mito”.

Cervantes siempre tuvo una precaria situación económica, que empeoró con la entrada en escena de Lope de Vega, pues el arte nuevo que tenía de hacer comedias, eclipsó al padre del Quijote.

El propio autor en el Prólogo de sus “Novelas ejemplares” anunció que era tartamudo, característica que marcó su humor, muy latente en una de las obras más importantes en la literatura mundial. Un libro que se ha traducido a más de 50 idiomas, siendo el libro más traducido de la lengua española, exclusivamente superado por la Biblia.

BIBLIOGRAFÍA

http://www.cervantesvirtual.com/portales/miguel_de_cervantes/autor_cronologia/

http://www.abc.es/cultura/arte/abci-combatio-cervantes-batalla-lepanto-201609081113_noticia.html

https://www.huffingtonpost.es/2016/04/23/curiosidades-cervantes_n_9591868.html

https://www.muyhistoria.es/h-moderna/articulo/curiosidades-sobre-la-vida-de-miguel-de-cervantes-501455722860

Cervantes y las cervantas

Comentario(1)

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar